A nadie le gusta complicarse la vida para hacer una cosa simple y sencilla y es que dar de baja a un coche en malaga es más sencillo de lo que se puede creer. Solo hay que hacer unos pequeños trámites y si vas a llevar el coche al desguace y te decides por visitar http://www.desguaces.eu/dar-de-baja-un-coche/ para que hagan todo el trabajo por ti y es que hay pocas cosas que puedas delegar en otros para que se hagan con la misma eficacia y eficiencia con la que lo harías tú.

Yo vivo en Málaga desde siempre y como buen malagueño me gusta conocer todo lo que te puede ofrecer esta preciosa ciudad, una de las cosas que más me gusta de Málaga es como somos lo que residimos aquí, abiertos, sinceros, atentos, amables, cordiales… estas características las tenemos la mayoría de los malagueños, claro, hay excepciones como en todos lados y al igual que te puedes encontrar con una persona súper amable puedes dar con un cardo borriquero que tenga un mal día, pero por lo general somos buena gente.

Lo más bonito del sur es la alegría que nos caracteriza, las ganas de pasarlo y el arte que demostramos casi siempre. También somos muy solidarios y procuramos hacer el bien allá por donde vamos, intentamos ayudar a los demás si los vemos en una puro, en varias ocasiones he ayudado yo a personas que no sabían qué hacer con sus coches o sus motos viejas y los he aconsejado que las llevaran al desguace ya que así a parte de reciclar haces una buena acción y un buen negocio.

Nos encanta hacer las cosas más fáciles, no nos gustan los problemas y los evitamos a cualquier precio, no nos gustan los malos rollos y huimos de las peleas y de las personas que las provocan. La verdad es que yo estoy hablando en general y no me gusta entrar en clichés, pero la mayoría de las personas que yo conozco son así, serviciales, atentos y en general muy buenas personas. Que no digo yo que no haya malas personas e individuos despreciables, que los hay, pero yo me alejo de ellos como de la peste y evito los lugares conflictivos con el único fin de no tener que presenciar o estar involucrado en algún asuntillo de esos que tanto me disgustan y me sacan de mis casillas.